“Si pudiéramos detener el tiempo”
Atención al cliente: +34 638 207 726
ES | EN
“Si pudiéramos detener el tiempo”

“Si pudiéramos detener el tiempo”

Publicado el 18.06.2015

 

Σαρωνικά Νησιά, Septiembre

Al sur de Atenas, a muy pocas millas, el Egeo empieza a proporcionar todo lo que cualquiera puede esperar de uno de los archipiélagos más famosos  del mundo.

Un mar de un azul eléctrico, que se convierte en piedras preciosas allí donde sobresale la tierra.

Un mar impensablemente agresivo, que despliega su fuerza cuando sople el metelmi.

Un calor sofocante, un ambiente irrespirable, del que solo es posible evadirse en el gran azul.

Un paisaje árido más allá del mar, moteado de blanco en islas que parecen alegremente condenadas a permanecer inmutables.

En esencia, un lugar esculpido toscamente, pero que desborda naturalidad,  como si muy poco hubiera cambiado a lo largo de los siglos, y que hace muy comprensible porque hace miles de años los dioses del Olimpo jugaban aquí a ser humanos.

Y todo ello prácticamente se palpa, se respira, cuando se navega ese azul profundo.

Hay muy pocas cosas que den más sensación de libertad, de paz, de levedad, que escuchar el rumor del aire en las velas, saborear  el mar salpicando y dejando en la piel sus trazas de sal, sentir el calor del sol en su punto más alto.

my new blazer

Mecerse con  el balanceo del barco, alejándonos de todo, navegando en cualquier dirección, allá donde el viento nos quiera llevar.

Hay sin duda muchas maneras de fotografiar el viento, el mar, pero se hace más difícil  captar esa sensación de evasión, de tranquilidad. 

Un momento de calma total, en el crepúsculo, cuando todos los actores del teatro de esta naturaleza parecen querer dormir, para con ello dar lugar a un nuevo día en el que volver a pintar, esculpir y representar toda la belleza. Justo en ese momento, donde el silencio se convierte en protagonista, y ni tan solo el agua quiere discutirlo, esa paz, ese alejamiento de todo, florece y nos atrapa.

Se trata de unos de esos momento escogidos al que todos volvemos en nuestra memoria, que nos conmueve, nos reconforta, y que nos recuerda a fin de cuentas como de  agradable es estar aquí. Solo un instante, tan breve, que es imposible no desear que el tiempo se detuviera.

Ignatius

 

 

 

 

volver volver

Usamos cookies propias y de terceros, para analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más info OK
My New Blazer Newsletter

Suscríbete a mynewsletter y recibirás códigos para ventas privadas