¿La tierra de nadie?
Atención al cliente: +34 638 207 726
ES | EN
¿La tierra de nadie?

¿La tierra de nadie?

Publicado el 02.06.2015

 

Las fotografías, muchas veces pueden emocionarnos, hacernos pensar, reflexionar, trasladarnos a lugares que quizás nunca tocaremos, hacer volar nuestra imaginación. Pero una fotografía, en su fondo, puede además rebosar sutileza. Una sutileza que mantiene nuestros ojos clavados en esa imagen, y que nos lleva a percibir cómo nuestro cuerpo reacciona ante ella, sin llegar a percibir del todo porqué esa imagen nos envuelve y nos conquista.

Las imágenes propias pueden estar alimentadas por el simbolismo que nuestra experiencia les ha aportado, llevarnos a redescubrir y retornar a vivencias ocultas en recovecos de nuestra memoria, pero siempre de forma privada, intransferible.

Desearíamos que cualquiera percibiera en esa imagen lo que nosotros sentimos, pero raras veces sucede. Es cuando ocurre, cuando se mira una imagen y a primera vista se siente ese algo, indefinible, que va más allá de nuestra mirada, ahí la magia cobra forma.

Eso busco. La forma de convertir una imagen en sentimiento puro, que haga que cualquiera viva esa imagen como propia, conmover.

A las puertas de Jerusalén, de su ciudad antigua, en el lugar donde dos mundos tan similares y tan opuestos flirtean constantemente con el fin, y alimentan un odio histórico y visceral, una simple señal parece dividir todavía más la sinrazón. A un lado la cuna de las creencias de gran parte del mundo, y al otro, la capital que quizá nunca será, de los que anhelan su tierra, su lugar en el mundo. 

La fe de unos, la lucha y el deseo de ser de otros, a los pies de metros y mas metros de cemento, armado por los que si consiguieron ser y luchan por no dejar de serlo. Como señalizar un sinsentido, terriblemente diluido en la tierra que ha bebido más sangre. Una imagen que al margen de la intensidad de los nombres, capta la esencia del mediterráneo, la pureza de su azul, la luminosidad vital que no tan lejos otros disfrutan sin el peso de la historia y que, prestada por un mismo sol, parece ser otro actor empeñado en decirnos que, en realidad, no somos tan distintos. 

Ignatius

 

 

volver volver

Usamos cookies propias y de terceros, para analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más info OK
My New Blazer Newsletter

Suscríbete a mynewsletter y recibirás códigos para ventas privadas