El provocador genial
Atención al cliente: +34 638 207 726
ES | EN
Blogs

El provocador genial

Publicado el 08.05.2015

Por fin la esperada exposición sobre el particular mundo de Alexander McQueen se acaba de inaugurar en Londres. Aunque basada en una exposición que tuvo lugar en el Museo Metropolitano de Nueva York, un año después de su muerte en febrero de 2010, son muchos los tickets vendidos y las colas están llenas de gente fashion  esperando su turno para dejarse sorprender (o no) por la teatralidad y la sofisticación de la obra del modisto británico.

 

He salido vibrando, no voy a negarlo, cada sala me ha sorprendido con un argumento tratado de forma diferente, así encontramos algunas dedicadas a la mente salvaje del modisto o a su constante fuente de inspiración: el siglo XIX, especialmente el Gótico victoriano, de donde toma conceptos sobre lo sublime, el horror, la melancolía o la belleza. Todo ello expresado a través de una impactante escenografía que nos ayuda a captar la atmósfera de sus espectáculos en la pasarela y donde la música y los sonidos tienen un papel fundamental para lograrlo.

Soy un romántico esquizofrénico

 

A lo largo de la muestra se reparten frases del modisto por todas las salas, son palabras que nos ayudan a entender una parte de su personalidad y sus fuentes de inspiración. McQueen dijo en una ocasión: “tienes que conocer las reglas para poder romperlas. Para eso estoy aquí, para demolerlas pero continuar con la tradición”. Alexander McQueen seguía los dictados de su inspiración para crear, se consideraba a sí mismo un romántico con un lado oscuro cuya originalidad venía expresada a través de los cortes de sus vestidos y la forma en que éstos venían confeccionados. Encontraba inspiración por todos sitios: “Tomas inspiración en la calle, con los vaqueros muy bajos. No necesitas marcharte a la India, puedes encontrarla en lugares como Bethnal Green o a lo largo de Brick Lane. Está en todas partes”.

 

Uno de los momentos mágicos de esta exposición es sin duda la recreación del momento final con que terminó la presentación de la colección otoño/invierno de 2006 “Las viudas de Culloden”. Se trata de la proyección de un holograma de Kate Moss vestida en organza de color blanco dentro de una pirámide transparente, en el que la modelo aparece de la nada como un espectro flotante y etéreo acompañada de una música muy sugestiva. Podéis verlo en el siguiente link: http://savagebeauty.alexandermcqueen.com

 

En la muestra encontramos muchos de los diseños que han pasado a la historia de la moda como sus maravillosos vestidos de plumas de avestruz teñidas, sus reinvenciones del kimono, los zapatos “armadillo”, las populares levitas fruto de su aprendizaje en el Saville Row londinense, etc.

 

Sin duda una exposición para no perderse y adentrarse en ese sofisticado universo mágico del que fue el chico rebelde de la moda: “No hay vuelta atrás para mí en este momento. Voy a llevarte por caminos que jamás soñaste que fuesen posibles”.

 

 

Alexander McQueen: Savage Beauty. 14 Marzo – 2 Agosto, Museo V&A. Londres.

 

 

 

Oropendolae


 


Comentarios:





Usamos cookies propias y de terceros, para analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más info OK
My New Blazer Newsletter

Suscríbete a mynewsletter y recibirás códigos para ventas privadas